Cine Críticas

Cómo entrenar a tu dragón 3: el adiós a la amistad más épica

febrero 23, 2019

Las despedidas siempre duelen, pero el amor que han despertado por el camino hacen que valgan la pena. Ahora nos toca despedirnos de Hipo y Desdentao después de acompañarles en sus aventuras desde 2010. Cómo entrenar a tu dragón 3 se presenta como el final de una de las trilogías más poderosas de Dreamworks.

Desde el minuto uno, el director Dean DeBlois nos lleva de la mano en una aventura evocadora, emotiva e impregnada de un sabor agridulce. La senda que señala es clara y, aunque puede resultar doloroso, cada paso en el camino es épico y capaz de sanar el corazón del espectador.

A través de la madurez de los personajes principales, se cierra el arco principal que compone la trilogía. Ahora que Hipo es líder de su aldea y Desdentao el alfa de los dragones, conocemos cómo sus perspectivas van cambiando y con ello sus destinos y su forma de enfrentarlos.

Con el concepto que ha abanderado la historia desde sus comienzos, la amistad, DeBlois pone en perspectiva cómo las relaciones cambian con el paso del tiempo, la llegada de los sueños y las aspiraciones de un futuro mejor. Con ello, retoma la idea que se ha mantenido fresca en todas las entregas de la trilogía: el mundo no es un lugar lleno de luz. Existen momentos llenos de tristeza, de dolor, de la misma forma que hay alegrías. No obstante, son esos altibajos los que nos hacen mejorar y nos permiten valorar lo que tenemos.

Hay una intención constante de volver a los orígenes, al principio de la aventura. La banda sonora, compuesta por John Powell, revoca a la primera entrega de la trilogía embriagándola de nuevos significados. De la misma forma en que Hipo y Desdentao, aunque en su interior siguen siendo aquel niño y aquel dragón que encontraron en el otro a su mejor amigo, han cambiado para convertirse en aquello que desean ser.

Dentro de su mundo de fantasía, Cómo entrenar a tu dragón 3 es tan real, evoca tantos pensamientos y sentimientos, que es imposible que no llegue al corazón.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply