Críticas Televisión

(Des)encanto, perdiendo herraduras desde el minuto uno

agosto 22, 2018

La nueva obra de Matt Groening, (Des)encanto, ha dado de qué hablar tras su llegada a la plataforma Netflix. Sobre todo, ha dado a qué comparar, conociendo otros famosos títulos de su mismo creador como son Los SimpsonFuturama.

Como se suele decir, las comparaciones son odiosas, pero es difícil no caer en ello cuando los personajes y las dinámicas entre ellos parecen réplicas de los trabajos predecesores, además de contar con un humor mucho más básico, simple y sin pulir.

La historia parte de una trama simple, partiendo de las clásicas premisas de aventuras de caballerías medievales. No es que eso sea algo malo, si de algo es conocido Groening es de ser capaz de darle un giro de tuerca a lo más cotidiano y convencional, parodiándolo hasta lo absurdo. Y ahí está una de las claves de su humor que más éxito tienen. La difusa línea con la que juega, entre lo cotidiano y lo absurdo. Sin embargo, Groening es capaz de contar historias así gracias a la existencia de personajes memorables y carismáticos, algo que falla en (Des)encanto, pese a que el uso de personajes que se salen del estereotipo del caballero de brillante armadura, como son una princesa, un elfo y un demonio, son el elemento estrella para poner las cosas desde otro punto de vista. El refrito de los personajes de Futurama es tremendamente obvio. Ni siquiera las dinámicas entre personajes varían apenas.

Ese sensación de copia y pega es casi persecutoria, los personajes se muestran faltos de carisma y con personalidad flojas al tratarse de copias endebles. Y cuando los personajes no tienen el carisma suficiente es muy complicado que logren funcionar bien en una comedia. Con chistes trillados y personajes planos, las risas son débiles. La serie puede resultar entretenida, pero no deja una huella en el espectador.

La animación es óptima, pese a que los juegos esporádicos con la animación 3D no terminan de casar del todo. Con todo, uno de los elementos más destacables de la serie es la animación. Más sangrienta que cualquiera de sus predecesoras, es uno de los pocos elementos diferenciadores.

(Des)encanto se ha presentado con una primera temporada que, pese a resultar entretenida, no tiene suficiente fuerza para enganchar al espectador y que este espere la llegada de la próxima temporada.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply