Cine Críticas

La Bella y la Bestia (2017) SIN SPOILER

marzo 18, 2017

A la hora de sumirnos en esta nueva versión de La Bella y la Bestia hay que tener un factor en cuenta: al provenir de la misma compañía que dio a luz la película de animación homónima de 1991, este remake va a jugar con referencias a la primera en constantes ocasiones. Es más, va a tratar al mismo largometraje como fuente original. Por ello, aunque la película puede ser ideal para todos aquellos que llevan este clásico Disney en el pecho, los que prefieren que la película animada se quede donde está quizás no la disfruten tanto.

La historia narrada, con ligeros cambios que aportan un mejor contexto, más racionalización de la situación, un toque de realidad y una evolución de la relación entre Bella y Adam mucho más vivida, son los aportes fundamentales de este live-action. Sin olvidarnos de un mayor impacto audiovisual, puesto que el largometraje se convierte en un completo musical, con nuevas canciones, coreografías y efectos especiales.

Las actuaciones son muy completas. También ayuda contar con un reparto semejante. Salvo Emma Watson, no encontré ninguna que lograra arrollarme hasta el punto de emocionarme, pero puedo decir que disfruté todas y cada una de ellas. Los únicos momentos en los que encontré la actuación general pobre fue a causa de un doblaje desastroso. Es una película cuyo doblaje al castellano, tanto el guión como las canciones, fue pobre.

La banda sonora, el gran elemento de la película, fue maravillosa. Tanto los temas propios de la versión de 1991 como las nuevas aportaciones. Solo el tema Beauty and the Beast cantado por Emma Thompson es suficiente para poner los pelos de punta. Si nos centramos en la banda sonora doblada... El de Bestia, concretamente, fue espantoso.

El guion profundiza y mejora temas que ya se intentaron presentar en la de 1991 y juega con la relación entre ambas para crear pequeños toques de humor. No es lo más brillante de toda la producción porque la banda sonora arrasa con todo, pero es interesante.

La escenografía y el vestuario estuvieron muy cuidados, muy fieles al barroco, cosa que permite ahondar aún más en las raíces originales del cuento. Aleja al espectador del "Érase una vez, en un lugar muy lejano..." y ubica la historia en una época concreta, con una sociedad y contexto determinados.

Los efectos especiales tienen sus momentos. A veces logran que dé la impresión de que la magia Disney está en el aire, mientras que otras consiguen todo lo contrario y que todo parezca falso. Esto último me sucedió mucho con los paisajes.

Es encantadora, mágica, con sus defectos y virtudes. Con todo, es increíblemente disfrutable.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply